Reflexiones desde el App Store

 ipad-appstore

Sin duda, el negocio de la App Store de Apple es todo un descubrimiento, tal vez uno de los modelos de negocio más importantes que se han descubierto en los últimos años (detalle aparte que Apple no hizo más que hacer oficial y ponerle normas a algo que creó la comunidad jailbreak). Apple muchas veces se equivoca porque no es perfecta, pero es una de las marcas en este mundo que cuando hace algo bien, lo hace muy bien, y como comento, el negocio de la App Store le ha salido redondo.

La realidad es que el objetivo principal de este negocio NO es ganar dinero, porque el dinero que ganan con él es calderilla comparado con el resto de negocios que tienen. Recordemos que el 70% del precio de una aplicación es para el desarrollador y el 30% para ellos, además que hay muchas aplicaciones gratuitas de las que no sacan nada. Esto último motivó la aparición de iAd, la plataforma de publicidad de Apple, ya que el problema era que últimamente eran otros los que sacaban beneficio de las aplicaciones gratuitas de las que ellos no sacan nada (Google ha sacado bastante dinero de las aplicaciones gratuitas de la App Store a través de su servicio de publicidad adMob). Pero al final, la realidad es que la App Store es un negocio de poco beneficio que mueve y justifica otro mucho mayor: la venta de dispositivos móviles de Apple. Las aplicaciones son uno de los motivos principales por los que la gente se gasta su dinero en comprar iPhones, iPod Touchs o iPads, y eso ha quedado tan claro, que miren lo que ha repercutido: Android Market, Windows Marketplace,Blackberry AppWorld… todos quieren tienda de aplicaciones que les ayude a vender dispositivos y a poner sus sistemas operativos en el mercado.

Pero, siempre existe la gran pregunta, ¿hace Apple bien en “cortar las alas” a los desarrolladores, diciéndoles qué pueden y qué no pueden hacer? Desde mi punto de vista la respuesta es bien clara. Sí y no. ¿Clara, verdad?

¿Por qué sí?

Porque Apple necesita, para dar unas garantías de funcionamiento en su sistema móvil, revisar que todo lo que se publica en su tienda cumpla una serie de criterios lógicos, que le eximan de cualquier tipo de problema legal con otras compañías y que de garantías de funcionamiento para que cualquier aplicación funcione en cualquier revisión del sistema operativo que diga en sus especificaciones, no pudiéndose permitir hacer cambios en su sistema que hagan que aplicaciones que antes iban, ahora no funcionen. Si yo tengo una aplicación como la famosa MyWi (que permite crear una red Wifi con la conexión 3G de nuestro móvil), no puedo permitir que cuando ha salido la versión 4.0 ha dejado de funcionar hasta que han sacado una nueva versión, todo porque esta aplicación hace uso de las APIs privadas del sistema. Tampoco puedo permitirme que la aplicación funcione en algunos terminales y en otros no. No puedo resolver el 100% de los casos, pero he de llegar al máximo porcentaje. Por otro lado, no puedo publicar un emulador de Super Nintendo en el teléfono, porque para que funcione la gente ha de incorporarle ROMS al programa que son ilegales en su distribución por derechos de autor.Nintendo se echaría encima de Apple y con razón. O como la última desaparición misteriosa de la App Store con MiTube, que ha sido inmolada, simple y llanamente, porque uno de los puntos más importantes en las condiciones legales de youtube es que NO se pueden descargar los vídeos. De igual forma, he de garantizar que mi dispositivo tenga una misma y coherente interfaz para todos, que promueva el aprendizaje de la misma, una de las claves del éxito del iPad, pues antes de salir, todo el que había tenido un iPhone/Touch ya sabía cómo funcionaba.

¿Por qué no?

Pues porque no pueden ponérsele puertas al campo. Porque la creatividad de la gente va más allá, y porque tendrían que sacrificar un poco sus estrictas reglas, de una manera controlada, para beneficiarse de la enorme e ingente cantidad de buenísimas ideas que hay dentro de Cydia. Porque podrían tener un equipo que no se dedicara sólo a descartar o aprobar, sino que se dedicaran a asesorar a todos estos jóvenes y no tan jóvenes, para ayudarles en darles una forma más Apple a sus ideas y que sin perder la enorme estabilidad y usabilidad del sistema, ayudaran a mejorarlo con nuevas incorporaciones de programas, un terreno donde Apple se está quedando peligrosamente detrás de Android que permite cambiar hasta la propia aplicación del escritorio y está lleno de buenas ideas de las que podrían aprovecharse, ya que todos se han aprovechado tanto de las de Apple. Porque si informaran con tiempo de las modificaciones en las APIs privadas (no sólo de las públicas) la gente podría adaptar sus aplicaciones sin problemas (como pasa en Android) a los cambios de versión sin tener que hacer un trabajo de investigación durísimo. No digo que hagan abierto iOS porque una empresa es una empresa y si lo hicieran saldrían 10.000 millones de reversiones de iOS de otras empresas que se lucrarían con ello, pero las especificaciones de las APIs privadas con especificación de código no hacen daño a nadie, bien documentadas, claro está.

Entre el sí y el no, hay un punto intermedio que podría existir, pero eso sí, no es fácil de conseguir y al final todo seguirá igual porque a Apple le funciona. A si que si queremos “algo más” ya sabemos lo que toca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s